lunes, 9 de septiembre de 2013

Crítica AfterParty

La otra tarde escribí, grabe, protagonice y monte un pequeño vídeo debido a mi aburrimiento. Lo podéis ver pinchando en la imagen:

Y ahora vamos con la crítica de uno de los estrenos de este viernes 13, Jason si que era un buen asesino y no este...

Trailer

Sinopsis
Martín es el protagonista de “Campamento sangriento”, una exitosa serie de TV y uno de los grandes ídolos adolescentes del momento. Una mañana despierta encerrado en una casa enorme tras una fiesta salvaje junto a tres chicas a las que conoció la noche anterior. A través de un móvil desde el que no pueden llamar, comienzan a recibir vídeos que muestran las muertes de más jóvenes encerrados en la casa, ejecutadas por un misterioso personaje vestido como el asesino que aparece en la serie que protagoniza Martín. 

Crítica

Me la recomendaron por tuenti

Este 2013 el cine español trae títulos que prometen, como ‘La gran familia española’, ‘Las brujas de Zugarramurdi’, 'Caníbal'... Y también tenemos alguna película muy interesante a la que le cuesta encontrar distribución (lo cual aquí es casi una rutina), esperemos ver pronto películas como ‘Stockholm’.

Pero es evidente que no todo pueden ser flores. El cine español se hunde mientras se financian películas tan absurdas como la que hoy ocupa lugar. De los tíos que te trajeron “no se rodar películas” y en colaboración con “yo no sé escribirlas” llega… “El slasher de siempre”, protagonizado por “no se vocalizar”, “tetas”, “tetas” y presentando el debut de “más tetas”.

Tras esta innecesaria exageración, hablemos en serio. ‘After Party’ nos cuenta la historia de Martín, el actor protagonista de una serie teen de televisión que se despierta un día tras una fiesta en una casa totalmente cerrada. Entonces, alguien vestido igual que el asesino de su serie aparece dispuesto a asesinarlo a él y las 3 chicas con las que se encuentra.

La película empieza con unos horribles créditos iniciales mientras vemos un programa de cotilleo para presentarte el protagonista, y luego pasar a un montaje innecesariamente largo del momento de la fiesta. Después pasa a una innecesariamente alargada escena de sexo y ya entonces empieza la trama de la película. Con lo cual, empiezan las estupideces. 
La forma de actuar del asesino carece de bastante sentido y la del protagonista y sus amigas tiene incluso menos, son como cachorritos dando vueltas para morderse la cola mientras un tío les mata.

La prácticamente inexistente música protagoniza parte de la carencia de ritmo en la que colabora Luis Fernández y las demás, jugando a “el que vocalice menos gana” y terminando de demostrar que el problema de locución de la nueva generación es lamentable. ¿En el futuro tendremos que poner subtítulos a nuestros actores? ¿Y darles goyas por ello? Por suerte parece que generaciones inferiores como la de Alex Monner no cuenta con ese problema.

Cuando crees que no puedes estar más aburrido entre un film tan sumamente soso, llegamos al giro de guion. Tampoco os voy a mentir, yo no me lo esperaba, pero es bastante ridículo. Aunque a partir de este giro el film se vuelve aun más absurdo, mejora en cierto momento llegando al final donde parece que el “cineasta” detrás de las cámaras se curra un momento videoclip con una dirección interesante para acabar haciendo una crítica al fenómeno fan y todo lo que este representa a estas alturas.

Pero un buen trasfondo final no puede salvar una película de estas categorías (aunque es mejor que XP3D, que eran las risas). Eso sí, como manual para escribir guiones tiene que funcionar. Recordad, si no sabéis como justificar algo, poner: “Yo no tengo ni idea, me invitaron por tuenti”. Ah, y si lo terminas con un “tronca”, mejor. 

2,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario