martes, 27 de agosto de 2013

Crítica 'Dolor y Dinero' (Pain & Gain)


Trailer
Uy, este no es.


Sinopsis
La trama nos cuenta la historia de tres entrenadores personales que acaban metidos en una trama criminal en su búsqueda del sueño americano.

Crítica

Tarde perfe en el gym

Minuto 1: Me mareo y me río con un prólogo que da risa cuando no debería.
Minuto 3: Se menciona por primera vez EEUU y hablan de patriotismo.
Minuto 4: Mencionan Rocky y El Padrino en la misma frase mientras levantan pesas.
Minuto 5: Sale una tía buena.
Minuto 6: Salen dos tías buenas en bikini.
Minuto 8: Aparece la primera bandera americana del film. Tras esta, serán muchas.
Minuto 9: Una chica desnuda dentro de una cabina de bronceado. 

Así son los primeros 10 minutos de ‘Dolor y Dinero’, la nueva película de Michael Bay que le ofrece una pausa entre Transformers 3 y ¡oh! Transformers 4. Con mi particular manía al cineasta y estos 10 minutos iniciales, mis expectativas se hundieron aún más, pero sorprendentemente la película no me disgusto en su conjunto.

Partamos del punto de partida de que esto es una historia real sobre una pandilla de culturistas que decidieron conseguir el sueño americano a toda costa. El hecho de que sea una historia verídica es algo que siempre consigue captar más público y evidentemente aquí se remarca desde el principio hasta el final, con unos soberbios títulos de crédito con imágenes reales y ficticias. 

Lo cierto es que, pensándolo, es una historia perfecta para ofrecer una película oscura y convertir un artículo del Miami New Times en una obra maestra dentro del séptimo arte. Como hizo Paul Thomas Anderson con el mundo del porno en su ‘Boogie Nights’, película que fácilmente se te viene a la mente con Pain & Gain (valga la redundancia). Pero el film esta en las manos equivocadas, y es que Bay decide hacer una comedia negra y nos ofrece uno de sus obras más ligeras a la par que amenas. ¡Que solo tiene una explosión! ¡UNA!

Pese a que en otras manos hubiera podido ser más, en las de Bay es un producto que se desenvuelve a su propio gusto. Es el mundo de Bay a la máxima potencia. Y este decide narrar la película con un abuso de cámara lenta, una alta cantidad de planos sobre X objeto que son horribles y mareantes y no las suficientes chicas para quitarle el toque homosexual que le otorga tanto musculo de hombre sudoroso. Pero pese a todo, Bay sabe lo que tiene que hacer y consigue mantenerte muy entretenido durante gran parte del film.    

En cuanto a la acción nos encontramos ante una obra sorprendentemente bien dirigida (¡Se sabe lo que está pasando!) aunque de nuevo con demasiada cámara lenta. Luego encontramos un exceso de voces en off que lo único que aportan es una duración que se alarga demasiado pero, para contrarrestar, encontramos un humor negro con el que es fácil conectar.

Y eso es gracias al trio protagonista, tan ridículos y superficiales que difícilmente no sentirás lastima por ellos. Quizás el personaje de Anthony Mackie no este lo suficientemente presente para que no se le atribuya que esta solo porque tenía un nombre real que cubrir, o quizás se trate de que los guionistas deciden que los músculos de La Roca y Wahlberg le eclipsen por completo. Y por detrás tenemos un Ed Harris que demuestra seguir en plena forma haciendo la mejor actuación de la película.

En conjunto, ‘Dolor y Dinero’ es un producto demasiado largo pero divertido e hilarante. Si se le coge el punto puede ofrecer un entretenimiento muy digno pese al patriotismo y algunos toques que Bay mete porque sí. Podría haber sido algo más, pero es un blockbuster con una historia verdaderamente interesante y una BSO por encima de lo normal en un film de estas categorías.  

¿Y para que pedir más? Solo me queda darle las gracias a Bay, porque cuando le quedan 20 minutos (y un momento muy acertado), la película te avisa de que "sigue siendo una historia verídica". Gracias Bay por, de una forma u otra, hacernos llegar siempre a la misma conclusión. Que la gente es gilipollas. 
6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario