miércoles, 3 de julio de 2013

Crítica 'The Purge: La noche de las bestias'


Trailer

Sinopsis
El gobierno decide que una noche al año, durante doce horas, cualquier actividad criminal, incluso el asesinato, será legal. Durante esa noche plagada de violencia, una familia debe decidir qué dirección seguir cuando un extraño les pide ayuda.

Crítica
El fin, los medios, y el slasher

Estamos en Estados Unidos, el año 2022, hace tiempo se aprobó una ley que otorgaba 12 horas para hacer lo que quieras. Una noche en la que no hay policía ni hospitales. Está permitido cualquier crimen, incluso el asesinato. Esta es la gran idea de James DeMonaco y su ‘The Purgue’, pese a que es difícil de creer que un gobierno tome esta medida, debemos pasarlo por alto…igual que el hecho de que la gente respete más las leyes los otros días del año.

La película comienza bastante bien, explicando el interesante funcionamiento de la purga y los fantásticos resultados que parece dar al país. El tema es perfecto para iniciar un debate donde claramente saldría a relucir la gran pregunta: ¿El fin justifica los medios? En este caso, me parecería absurdo afirmarlo. 
La sátira es evidente y es que en América cada noche es la purga, pero tampoco ofrece ningún punto claro mientras avanzando y menos al llegar a un final que nos deja muy decepcionados olvidando el mensaje del film.

Después de la introducción, comienza la purga y al cabo de un rato aparecen los enmascarados fuera de la casa. Estos crean una tensión inicial que se diluye a lo largo de un metraje lento y aburrido hasta que por fin entran a la casa (como sabíamos que iba a suceder) a falta de 20 minutos de que salten los créditos finales. 
Pero cuando entran la cosa no mejora ya que pese a parecer inmensamente duros son unos estúpidos que van por la casa como si estuvieran en una fiesta. Quiero decir, para ellos es un juego, pero es que ni siquiera saben apuntar. Lo que facilita bastante que los buenos triunfen con el clásico de aparecer en el último segundo para salvar la situación incontables veces.

Otro problema radica en el género del que, se supone, forma parte. Ese terror tan mal llevado en esta década que consiste solamente en hacer ruidos escandalosos no es difícil de ver en el film, pero tampoco hay demasiados sustos ruidosos (ni de ninguna otra índole). Cabe decir que la trama funcionaría mucho mejor como thriller ya que en ocasiones toma un camino hacia un suspense muy intrigante, por desgracia, se queda en nada.

Para ir acabando, mencionar una dirección que en a veces toma una cámara en mano que no favorece nada al film y una acción mal rodada (Es que Michael Bay produce). Del reparto decir que no sobresale ninguno, vemos a un Ethan Hawke tan desaprovechado como la idea del film.  

En conclusión, otra buena idea tirada por el retrete (y ya van…) que destruye la sátira y el buen debate por el clásico slasher. Entrar a casas ajenas ya no es ni divertido ni productivo…al menos para el espectador.  

4/10

1 comentario:

  1. A pesar de tu mala crítica, aquí un loco, irá a verla este sábado, y creo que no sentirá que ha malgastado su dinero en ir a verla :)

    ResponderEliminar