sábado, 16 de marzo de 2013

Crítica 'Spring Breakers'


Trailer

Sinopsis
Cuatro jóvenes estudiantes con ganas de mucha juerga acaban en la cárcel, tras ser sorprendidas en una casa llena de drogas durante sus locas vacaciones escolares de primavera (spring break). Pronto salen bajo fianza gracias a un joven traficante de armas y de drogas que ve en las chicas a unas potenciales delincuentes que usar para sus intereses. 

Crítica
Princesas en la oscuridad

Fundido a negro. La luz se enciende devolviéndote al mundo donde estabas hace 1h. y media. Empiezas a recordar-lo todo. Fuiste al cine, si, con el IVA y todo. Te decidiste inseguro sobre ver una película llamada ‘Spring Breakers’.  Recuerdas que no estabas muy convencido sobre ello ya que sabes que el termino Spring Breakers es referido a las vacaciones de primavera que se toman los universitarios durante toda una semana donde abunda el alcohol, el sexo y las drogas. Pero aun así, ya has comprado la entrada.

Como el film parece una chorrada americana decides comprar un buen bote de palomitas para disfrutar la película como lo harían los propios americanos, comiendo. Luego entras a la sala y te acomodas en la butaca. Más tarde aparecen unos jóvenes que parecen haber colado alguna botella de alcohol en la sala, piensas en lo mal que esta la juventud.

Silencio, las luces se apagan, la película va a empezar. Unas letras de neón presentan los nombres de los que estuvieron tras la creación del film, para acabar mostrando un llamativo título con las palabras Spring Breakers. Después, llega la fiesta.

La película avanza de forma muy satisfactoria, te encuentras sorprendido por un montaje bastante inusual que te fascina desde un primer momento. Además, la dirección te está pareciendo soberbia, te estas llenando de tensión y solo quieres saber que pasara en el fotograma siguiente. Hasta un punto clave. Llega la que probablemente sea una de las mejores escenas de los últimos años y llena un vacío en tu interior con una simple canción. Nunca pensaste que te emocionaras con una canción de Britney Spears, pero si recuerdas, tampoco pensaste que sería una buena película.

Y ahí sigues, físicamente: en la butaca; mentalmente: en Spring Breakers. Todo sigue igual, la dirección y el montaje te sigue fascinando, solo que ahora también quieres un abrazo. Pero el film no ha acabado. Cada vez estas más incómodo ante un final donde te da miedo que le ocurra algo a cualquiera de nuestras protagonistas, a las que ahora amas profundamente, o a ese potentísimo James Franco. Notas que el final se acerca y no quieres que acabe.

Fundido a negro. La luz se enciende devolviéndote al mundo donde estabas hace 1h. y media. Te levantas y caminas, sin ni siquiera pensar. Miras a tu alrededor y compruebas que los jóvenes de al lado parecen haber ignorado el film montándose su propio “Spring Breakers” en la sala. Bajas las escaleras y escuchas claramente como alguien le dice a otro “bueno, he visto pelis más malas”. ¿Más malas?, te preguntas mentalmente. Es entonces cuando recuerdas que para gustos, los colores. Y sobre todo, que hay películas que no recomendarías a todo el mundo (un beso a mi padre), esta es una de ellas.

Y te da rabia no poder proclamar por ahí que recomiendas Spring Breakers ya que es una película completamente necesaria que podría servir como espejo a una generación actual que se pierde en un vacío insustancial. Korine transmite eso y mucho más con una película que recuerda a ‘Drive’ pero que no deja de ser una historia de princesas perdidas en la sociedad.

Tras esa reflexión, y todas las que le podrás sacar a la película, solo te queda llegar a casa y repetir la canción de Britney en bucle hasta transportarte de nuevo a ese mundo vacío a la vez que lleno llamado ‘Spring Breakers’. Quítense los prejuicios, compren la entrada y disfruten. Y por si lo necesitan, que sepan que regalo abrazos.

     9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario