sábado, 6 de abril de 2013

Crítica 'Posesión Infernal (Evil Dead)'


Trailer

Sinopsis
Cinco amigos se alojan en una cabaña de Tenessee para así poder ayudar a una de los jóvenes, que se encuentra en rehabilitación por drogas. Estar sin sus drogas convierte a la chica en una persona agresiva, lo que llevará a sus amigos a no darse cuenta de que en realidad esta poseída por demonios que fueron desatados al leer el Necromicon.

Crítica
Electrodomésticos

En 1981 se estrenó un film que marcaría un antes y un después en el cine de serie B. Su nombre era ‘Posesión Infernal’ y corría a cargo de un desconocido Sam Raimi. Lo que no todos saben es que Raimi, ignorado por los productores, pidió dinero a la misma mafia para financiar su película. Ese hecho demuestra la enorme confianza que tenía en sí mismo y en su material. Y gracias a eso pudimos disfrutar una fantástica película con un humor divertidísimo y partes terroríficas. Y lo que es mejor, descubrimos el que a partir de ese momento seria uno de los mejores personajes del cine de terror, su nombre: Ash.

Que 32 años después del estreno de aquel film llegue a nuestros cines un remake sí que da miedo. La decadente originalidad que produce Hollywood ya no es ninguna sorpresa, ya todos nos ponemos a temblar cuando anuncian nuevos remakes, reboots y demás. Pero, por suerte, a veces hay esperanza al final del túnel, y la nueva Evil Dead es la prueba más significativa de ello.

Para empezar, el primer gran acierto de Posesión Infernal es el hecho de justificar un motivo para ubicar a esos chicos en ese lugar, algo en lo que no se preocupaba el film original. Y los aciertos continúan gracias a la clave que deberían seguir todos los remakes: el objetivo no debería ser contar lo mismo, sino, contar otra historia basándose en la misma idea. Eso es lo que hace esta nueva versión, huyendo así de caer en el montón de lo ya visto.

Con la premisa de ayudar a Mia a salir de la drogadicción, este grupo de amigos se dirigen a una cabaña donde acabaran encontrando el mítico Necronomicon, libro al que se le da mucho más importancia en esta película. De hecho, todo el guion está construido en torno el libro de los muertos ofreciendo una historia que, en ocasiones, se aleja bastante de la historia original. Pero, repito, en ocasiones. Este remake busca ofrecer innumerables guiños hacia la trilogía de Raimi y tal vez en más de una ocasión eso le afecta en cuestiones de ritmo. Sobre todo si has visto los trailers, donde se ubican algunos de los mejores momentos y, sumado a lo guiños, ofrece esa clásica sensación de estar viendo algo que ya conoces.

Otro gran problema, y el que probablemente sea el mayor, es la ausencia de Bruce Campell. Se echa mucho en falta al bueno de Ash, ya que ninguno de los personajes consigue (ni intentan) llegar a ofrecer el carisma al que Bruce nos tenía malacostumbrados. Aunque ni mucho menos se le busca un sustituto, de hecho, en ningún momento intenta ahondar en algún personaje concreto para llegar a lograr, como poco, simpatía. La película no busca eso, busca ser un gran film de TERROR. En mayúsculas, como se hacían antes. Es por eso por lo que se reduce en gran parte el humor que nos ofrecía Raimi y se centra mucho más en pegar al espectador a su butaca. ¿Lo consigue? Eso ya varía según la persona, un servidor se llevó un par de sustos y nada más (y es raro, soy bastante asustadizo). Lo que es seguro es que eso de “La experiencia más aterradora que vas a vivir” se pasa un poco de rosca.

Pero bueno, todos los productos deben venderse de alguna u otra forma, y realmente Evil Dead si sobresale de los otros films de terror actuales gracias a una dirección fascinante que supera a la de Raimi con creces. El director uruguayo utiliza una fantástica iluminación y juegos de cámaras que, acompañados de unos muy logrados efectos de sonido + banda sonora, consiguen ofrecer un aspecto muchísimo más terrorífico que el que consiguen la mayoría de films de estas categorías. Además, los efectos especiales realizados sin la presencia de ordenador ni la ya consagrada sangre digital resultan de lo más auténticos durante todo el derroche de sangre que dura el film. No apto para estómagos sensibles, claro.  

Lo último a destacar es el tercio final, cuando la nueva película toma su propio rumbo alejándose por completo de la original y ofreciendo una de esas escenas que van directas a la historia del cine de terror. Un final mítico, sin duda.
En definitiva, ‘Posesión Infernal’ es el ejemplo de cómo se debe hacer un buen remake sin dejar de respetar el material original. Con momentos brillantes y detalles no tan lucidos, pasaras 1h 30min desconectado del mundo exterior. Y si no te convence, siempre nos quedara el bueno de Ash. Si queréis buscarlo, está en la sección de electrodomésticos.

PD: Quedaros en los créditos, que al final hay un pequeño detalle que gustara a los fans de la original. 

7/10

1 comentario:

  1. Al final se se escucha al profesor knoby recitar el Book of the dead y al termino de los creditos sale el gran Bruce Capbell (Ash,1981) en la actualidad diciendo una de sus frases inmortales en contra de el maligno!!! :')

    ResponderEliminar