martes, 15 de enero de 2013

Crítica 'Lincoln'


Trailer

Sinopsis
En 1865, mientras la Guerra Civil Americana se acerca a su fin, el presidente Abraham Lincoln propone la instauración de una enmienda que prohíba la esclavitud en los Estados Unidos. Sin embargo esto presenta un gran dilema: si la paz llega antes de que se acepte la enmienda, el Sur tendrá poder para rechazarla y mantener la esclavitud; si la paz llega después, cientos de personas seguirán muriendo en el frente. En una carrera contrarreloj para conseguir los votos necesarios, Lincoln se enfrenta a la mayor crisis de conciencia de su vida. (FILMAFFINITY)

Crítica


La sombra del héroe


En 1865 se aprobó la decimotercera enmienda de la constitución americana, que abolía la esclavitud en los Estados Unidos y prohibía la servidumbre involuntaria (excepto a los condenados por un delito). Así que gracias a la enmienda y la proclamación de emancipación, millones de personas tendrían lo que por derecho debían tener, su propia libertad. Y eso fue gracias a Abraham Lincoln, el decimosexto presidente de EEUU al que muchos conocen más por su sombrerito y su barba que por lo que hizo.

En 1975, Steven Spielberg estrenaba su segundo largometraje, que se llevó 3 oscars y fascino a todos. Y tras ‘Tiburón’ vino ‘Encuentros en la 3º fase’, y poco después ‘En busca del arca perdida’. Y des de entonces Steven Spielberg no ha parado de hacer películas, algunas muy buenas y algunas normalitas. Pero con el paso del tiempo parecía que lo perdíamos, todos le odiamos un poquito más cuando tras la infernal calavera de cristal llego con un caballo que parecía un superhéroe inmortal.

Y luego está Daniel Day-Lewis, uno de los mejores actores de la historia. Y punto. Lo demuestra película tras película obrando personajes inmortales y actuaciones memorables, sus 2 Oscars, 2 Globos de oro (uno recién ganado por Lincoln) y sus 3 Baftas lo confirman. Con una excelente carrera y 55 años a sus espaldas, DDL promete seguir dando guerra con sus interpretaciones.
Y con tres nombres como son Lincoln, Spielberg y Day-Lewis lo difícil era cagarla.
Así que tras muchos años de preparación y cambios en el reparto (el 1º elegido para encarnar al presidente fue  Liam Nesson) decidieron basar la historia en la novela biográfica The Uniter: The Genius of Abraham Lincoln" escrita por Doris Kearns Goodwin.
Pero es evidente que nadie esperaba que se pasara a Lincoln a un segundo plano, como se hace en la película, dando un peso mucho mayor a los secundarios y consolidando uno de los mejores repartos que se han visto en mucho tiempo. Y realmente Lincoln parece un secundario, mayoritariamente todas las partes en las que sale es donde se centra más en su historia como persona y no como presidente. Nos habla de su relación con su mujer, excelentemente encarnada por Sally Field, y sus momentos de locura por la pérdida de su primer hijo. Y también toca brevemente la relación con sus hijos, des de la gran figura paterna que refleja en el pequeño hasta la turbia figura que ve en ocasiones Robert, el mayor, encarnado por el siempre brillante Joseph Gordon-Levitt.  
Luego, por otro lado, tenemos la abolición de la esclavitud, donde Lincoln no se ve tan presente pese a ser obra suya. Gran parte del film se desarrolla con los debates entre los republicanos y los demócratas sobre la esclavitud, mediante conversaciones que te impiden dejar de escuchar. Es aquí donde se ve a Tommy Lee Jones en todo su esplendor.
Y mientras pasa todo esto, Lincoln tiene otro problema, le faltan 20 votos para aprobar la enmienda, “¿Solo 20?”, dice el presidente en una escena. Y para conseguirlos, lo que hace básicamente es comprarlos. Ofreció puestos de trabajo a cambio del voto, cosa que no era ilegal. Y estos momentos resultan verdaderamente curiosos.
Y ya casi al final de la película, se lleva a cabo la votación, en forma de una escena completamente épica donde no puedes dejar de mirar la pantalla pese a saber que va a pasar. Por desgracia, al final, Spielberg intenta llegar a la lágrima con cierto plano largo acompañado de cierta “frase épica” que a un servidor no le ha terminado de convencer.
Lo que está claro es que el problema de Lincoln es su duración llevada a error. No puedes ver una película de 2 horas y media sin ningún interés en política ni en la historia y esperar que te guste. Es más, si no te interesa quien fue Lincoln, te resultara soporífera. Pero si te interesa, te resultara uno de los mejores films de política de los últimos años.
En conclusión, una disfrutable película con un reparto bestial y un guion político verdaderamente interesante. Destacar también la excelente ambientación, vestuario y caracterización y, como no, la hermosa partitura de John Williams.

7,8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario